Cuidado con lo que te envian de Redcoon y lo que preguntas a Samsung

El setiembre de 2008 compré un nuevo televisor a Redcoon, un Samsung de la serie 5. Cuando lo recibí no coincidía con el acabado que había visto en las tiendas y en el web. Envié una pregunta a Samsung. Contestaron que era el mismo televisor, y olvidé el tema. Hasta que la semana pasada descubrí que no era el mismo televisor: el mío no tiene IDTV (TDT interactiva). Escribí a Redcoon para explicarles que me habían enviado un televisor diferente al que vi en el web. Me dijeron que me enviaron el televisor que han facturado, que no pueden aceptar ninguna reclamación pasados 7 días desde la compra, y que me dirigiera a Samsung, «si tiene problemas con ellos no dude en contactarnos». Contesté que en efecto, habían facturado el televisor que me enviaron pero no el que pedí; precisamente ahí estaba el problema. Que era un absurdo explicar a Samsung que en Redcoon me enviaron un televisor diferente al que compré. Contestaron. Su respuesta contenía una rectificación; ya no tenía que decir nada a Samsung:  «En su caso tan solo es válido la primera parte del mail, donde se le indica que tal y cómo expresan claramente nuestras condiciones generales, dispone de 7 días hábiles para ejercer su derecho al desistimiento del pedido. Al exceder este plazo, no podemos atender su solicitud». Es su ultima palabra.

¿Me quedaré sin IDTV? Es igual si todavía no hay contenidos interactivos en la TDT, ya llegarán y quiero usarlos. De momento lo explico en este blog, y quizás podéis decirme si vale la pena abrir una reclamación en Consumo. De hecho, precisamente hoy he participado en una mesa sobre Consumo en la Red organizada por la Direcció General de Consum del Govern de les Illes Balears. En el almuerzo expliqué este caso. Todos los expertos en el tema –de la Direcció General– rechazaron inmediatamente la premisa de los 7 días para un caso así y comentaron que tenía muchas posibilidades. Pero el problema son las pruebas. A continuación explico los detalles de como fue la cosa. ¿Hay suficientes pruebas?

La elección estaba entre un Samsung de la serie 5 o la serie 6. Comparé los dos modelos en el web de Samsung y vi dos diferencias: la serie 6 tiene LCD de 100Hz y 3 HDMI. Los dos disponen de IDTV (TDT Interactiva). Me decidí por un serie 5, porque en las tiendas no era capaz de ver las diferencias del panel de 100Hz. Además me gustaba más negro.

Ahora tocaba buscar precio. El de Redcoon era bueno, y lo pedí por teléfono junto a un DVD con disco duro. La llamada fue para asegurarme que era Full HD, puesto que en el web dice «HD Ready». Tras responder que era Full HD, dije que lo compraría. La operadora sugirió que aprovechase la llamada para pedirlo. Para rellenar el pedido le pasé los detalles que me pidió de las páginas de los dos artículos que volví a visitar. Sólo había un Samsung serie 5 de 37″ en la página web; no había lugar a confusión.

Al recibirlo me sorprendió que no tenía el acabado con una tira de aluminio, en la base, que había visto en las tiendas y en la página web de Recoon. Esa tira era de metacrilato, como en la serie 4. ¿Me habían enviado un serie 4? No lo parecía; al conectarlo vi que era Full HD y la serie 4 no lo es. Pero lo pregunté a Samsung mediante su web. Contestaron que era el mismo televisor. Pensé que quizás habían cambiado la estética, en algún momento, y no le di más vueltas al tema.

La semana pasada un amigo me pidió consejo para comprar un televisor. Le expliqué mi elección, pero añadí que Samsung había presentado recientemente las series 7, 8 y 9. Le dije que los miraría y le contaría si había algo nuevo que valía la pena. Para ayudarle volví al web de Samsung, y vi cambios: ahora apacecían todos los modelos de la serie 5, tanto el que me envió Redcoon como el que compré a Redcoon. En setiembre no estaban, o no habría enviado ninguna pregunta a Samsung; ya habría visto las diferencias en su web sin necesidad de ayuda. Comparé ambos modelos ahora que podía hacerlo. Sólo había una diferencia: los decorados con metacrilato (el que me envió Redcoon) no tiene IDTV y el decorado con aluminio sí (el que vi en el web de Redcoon cuando les compré el televisor). Volví al web de Redcoon. Fue fácil recuperar la página porque el navegador Firefox muestra las páginas visitadas con sólo teclear su nombre. La del televisor estaba ahí. La seleccioné de la lista en la barra de direcciones del navegador, se abrió y apareció el televisor con referencia LE37A558. ¡Pero me enviaron la LE37A557! La dirección de la página de Recoon termina con B149445, que es el código que ellos le dan al televisor. Miré la factura, y consta B149445 pero la referencia que aparece no es la de la página web: LE37A558, sino LE37A557.

¿En setiembre el web contenía la referencia LE37A557? No lo sé, no lo recuerdo y no guardé esta página. Sí que recuerdo que decía «IDTV: Pan-Euro iDTV». Estoy seguro porque me fijé en este detalle. Se trata de una prestación muy útil para el futuro de la TDT. Además la IDTV también estaba entre las coincidencias de la comparativa que hice, en el web de Samsung, para decidirme entre un serie 5 o 6. Sin IDTV habría comprado un serie 6.

Publico capturas de estas páginas por si cambian con el tiempo:

Se trata de un caso especial. No podía darme cuenta que no hay IDTV durante los siete primeros días porque nadie emite TDT interactiva todavía. La respuesta de Redcoon es inquietante: «si nos pides una cosa y te enviamos otra, tienes 7 días para descubrirlo y si no lo haces pim-pom 1-2-3 casa, salvados». No, esto no es un juego.

Entradas relacionadas

Deja un comentario